¿Qué es el Coaching?

Es un proceso de entrenamiento personalizado dirigido a favorecer ampliando el crecimiento de la persona en su conjunto, mediante el empleo de múltiples herramientas con las que se pretende trabajar junto con los clientes en un proceso creativo y estimulante que les sirva de inspiración para maximizar su potencial personal y profesional.

De esta manera, el coaching se trata de una estructura que permite realizar cambios positivos en los puntos de inflexión de la vida de las personas. Para ello debe fomentarse la responsabilidad y la seguridad del individuo de forma que pueda alcanzar sus objetivos y valores en los diferentes ámbitos de su vida.

Objetivos


Todo proceso de coaching debe tener un objetivo a alcanzar, algo que se quiere conseguir, cambiar o modificar.
Algunos objetivos de coaching pueden ser :
• Recuperar la motivación y la autoconfianza en uno mismo.
• Solucionar un conflicto personal o con otras personas.
• Modificar una actitud determinada frente a algo o a alguien.
• Salir de una etapa de dudas o transición.
• Buscar soluciones a situaciones complicadas.
• Aceptar la propia realidad.
• Conducir mejor las emociones.
• Controlar el estrés nocivo.
• Gestionar el miedo.
• Optimizar el presente.

A quién se dirige

A todas las personas que quieren mejorar su calidad de vida, su liderazgo personal y sus relaciones interpersonales, realizar un cambio personal o profesional, que han sufrido pérdidas (divorcios, procesos de duelo), que están inmersas en diferente tipos de conflictos (laborales o personales), que quieren mejorar su motivación y, en definitiva, a aquellos que quieran desarrollar su potencial creativo, profesional y emocional.

El coaching no está dirigido necesariamente a personas con dificultades psicológicas, sino a todo aquel que quiera mejorar en uno o varios aspectos de su vida.
Especialmente, el coaching aporta a las familias una nueva forma de integrar aprendizaje y avanzar en el desarrollo de las tres áreas de la vida, la familiar, la profesional y la personal. Así, la elección de pareja, la llegada de los hijos, la crianza y la educación, las rupturas, los cambios y mejoras profesionales, los diversos ciclos de la vida se pueden gestionar profesionalmente para lograr mejores resultados y mayor calidad de vida.