UNIDAD DE PSICOTERAPIA

La psicología contextual es la perspectiva que mayor protagonismo ha ganado dentro del campo de la psicología clínica. Tal efervescencia se traduce en más de mil estudios y publicaciones dentro de esta línea, mostrando resultados contundentes en su aplicación a diferentes ámbitos (individual, grupal, pareja, etc.) y en diferentes etapas de la vida (infancia, adolescencia, adultez y vejez).

 

¿De qué terapias estamos hablando?

  • Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Desde esta terapia, la salud psicológica no es entendida como la ausencia de experiencias psicológicas “desagradables” o “perturbadoras” sino como el resultado del desarrollo de patrones de comportamientos orientados en aquello que es importante para la persona. De este modo, los esfuerzos terapéuticos están orientados a aumentar estos comportamientos guiados por los valores personales, que muchas veces se ven restringidos cuando los intentos de evitación del malestar psicológico ganan control sobre las elecciones de la persona.
  • Psicoterapia Analítico Funcional (PAF). Esta terapia resalta la importancia de lo que la persona que acude a psicoterapia hace y dice en la propia sesión ante el terapeuta. Esas conductas observadas directamente en la terapia son conocidas como Conductas Clínicamente Relevantes (CCR). La gran aportación de la FAP a la psicoterapia es convertir la relación entre terapeuta y paciente en una “auténtica relación terapéutica”.
  • Terapia de Activación Conductual (AC). Se basa en una premisa simple: sin importar cómo se genere la depresión, una de sus características principales es el comportamiento pasivo y evitativo, que lleva a que el estado de ánimo empeore (y a menudo añade culpa a la tristeza ya existente), por lo cual el tratamiento podría dirigirse a “activar” a la persona, es decir, animarla a realizar actividades que le resulten placenteras, importantes, o que le brinden una sensación de dominio.
  • Terapia Integral de Pareja (TIP). Hace hincapié en que las personas acepten patrones de comportamiento considerados como inadmisibles en sus parejas. El terapeuta tiene la función de ayudar a los sujetos a adquirir una visión más completa del comportamiento de su pareja, renunciando a la idea que las diferencias que existen entre ambos no son tolerables y que por consiguiente, la única solución sería el cambio. La TIP es una propuesta que brinda una visión integral de la conducta de las personas dentro de la pareja.
  • Terapia Dialéctico-Conductual (DBT). Trata específicamente los síntomas característicos del trastorno límite de la personalidad: inestabilidad afectiva, trastorno de identidad, impulsividad y dificultades en las relaciones sociales. El tratamiento consiste en un entrenamiento en habilidades, psicoterapia individual y atención en crisis y es llevado a cabo por un equipo coordinado de profesionales que ejercen distintas funciones. La DBT es el tratamiento de mayor eficacia documentado, hasta la fecha, para este problema.
  • Terapia Mindfulness. Mindfulness o conciencia plena, como concepto psicológico supone una estrategia terapéutica eficaz para el tratamiento de diversos trastornos, entre ellos, la ansiedad, el estrés o la depresión. De forma genérica, consiste en atender y concentrarse en los pensamientos, sentimientos, emociones y sensaciones que tenemos en cada momento, aceptándolas plenamente, sin juzgarlas y sobre todo, sin intención de evitarlas.

La psicología tratada desde un enfoque filosófico contextual-funcional, trata la conducta de las personas en su contexto y no de forma aislada o fraccionada. Para ello, se pone atención en la función que cualquier evento llega a adquirir. Se pretende identificar los determinantes y efectos de la conducta para ser mucho más efectivos en la intervención que se requiera. A diferencia de otras perspectivas mecanicistas, la persona se entiende como un “todo” que está en constante interacción con el contexto, con una historia particular y única y donde las causas de cualquier acción se relacionan con la función presente individual.

Objetivos

El principal objetivo de la psicología contextual es que las personas dirijan su vida de una forma más flexible y equilibrar o ajustar su conducta de acuerdo a lo que valoren. En esencia, estas terapias se centran en el aprendizaje de nuevas habilidades que serán las que nos darán las herramientas necesarias para dejar atrás los problemas y mejorar en nuestro día a día.